¿De dónde viene…?

libros

El inglés, gramaticalmente, no es la lengua más complicada del mundo. De hecho, podría ser de las más fáciles (por eso es el segundo idioma en la mayoría de los países occidentales y es, también, el idioma del comercio).

Sin embargo, en ocasiones, nos topamos con palabras que, obviamente, no sabemos qué origen tienen. Y los hay curiosos. Lógicamente, no es necesario conocer la procedencia de todas las palabras que usemos en inglés porque eso sería como saberse de memoria los hechos históricos que han sucedido, minuto a minuto, a lo largo de la historia. Pero si en una conversación con un nativo quieres demostrar, no solo que hablas su idioma, sino que, además, te interesas por el mismo, aquí tienes una breve explicación del origen de algunas palabras que se usan, prácticamente, a diario en inglés. Te advierto de que algunas palabras tienen un origen de leyenda, pero una leyenda muy divulgada.

La palabra más popular en inglés y, lamentablemente, cada vez en más idiomas, es «OK». Cuenta la leyenda que esta palabra la estableció el ejército americano en el siglo XIX. Cuando los soldados volvían de las batallas sin haber sufrido bajas, indicaban que la contienda había ido «OK» porque había cero muertos o, lo que es lo mismo «0 k.» (0 killed). El cero se confundió con la «o» y el resto es lo que nos ha llegado a nosotros.

Además del archiconocido «OK», cuando te mudas a otro país, lo primero que aprendes son los tacos. El inglés no es una excepción. Así que ¿cuál es el taco más popular en inglés? Pues la palabra F, «the F-word» para los finos, o «fuck» para los no tan finos. Cuenta la leyenda (otra leyenda, no la del «OK») que, durante la pandemia de la peste negra, en el siglo XIV, el pueblo tenía que pedir permiso para reproducirse (y, así, asegurarse de que no se expandía la enfermedad a las nuevas generaciones). Además de pedir permiso, tenían que colocar una señal en la puerta de casa en la que indicaban que estaban «Fornicating Under the Consent of the King» y que más tarde se redujo a las siglas F.U.C.K. De todas formas, esto sí que parece una leyenda, pero a mí me vale.

Hay otra historia que nos explica el origen de la palabra «testify». Esta leyenda también la podemos contar en castellano, así que presta atención. En latín, «testis» significa tanto «testigo» como «testículo». Se cuenta que, en la época de los romanos, estos se agarraban los testículos con la mano derecha para jurar que iban a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad cuando iban a testificar. Los testículos testifican.

Cuando hablas inglés, no tienes «ardor de estómago». Tienes «ardor de corazón» («heartburn»). Al parecer (y lo que viene a continuación no es leyenda), esto se debe a que la palabra «heart» tiene un origen germánico que está relacionado con el latín «cor», cuyo significado se relaciona con el centro o «core». Cuando tenemos «ardor de estómago», como el dolor es central, el inglés lo vincula a lo que ellos, históricamente, consideraban «el centro del cuerpo», es decir, el «corazón». Por esto, en inglés no se dice «corazón de una manzana» sino que el genio del idioma los llevó a utilizar la otra palabra que tenían para identificarlo, así que usan «centro de una manzana» («the core of an apple»). Lo curioso de todo esto es que, en español, italiano y francés, se dice «ardor de estómago», pero en inglés y en euskera se dice «ardor de corazón».

Y esta palabra es un extra. Será muy útil para los que hagáis ejercicio. Incluso la podréis empezar a usar el día después de hacer una de las muchas mudanzas que haréis cuando viváis en un país angloparlante: «doms». Son nuestras queridas «agujetas». En español «tenemos» agujetas, pero en inglés siempre he oído que «sienten» stiffness o soreness. Eso sí, volví a tener fe en el idioma inglés cuando supe que también se podían «tener» agujetas. «Doms» es un acrónimo que se usa bastante poco pero que, si lo usas, harás bien y no te podrán decir que qué dices. Es el acrónimo de Delayed onset muscular soreness (dolor muscular pospuesto). Si «fuck» se puede usar, ¿por qué «doms» no se va a poder utilizar?

Related posts

One Comment;

*

Top