El “Late Summer” y sus celebraciones

EnglishHarvestHome

La Edad Media y la era Tudor en Inglaterra, fueron períodos de muchas tradiciones y celebraciones. Y la llegada del final del verano, lejos de ser una época de depresión post vacacional, como nos sucede hoy en día al común de los mortales, era una época para festejar. ¡Y de qué manera!

El “Late summer”, los últimos días de verano y primeros del otoño, venía acompañado de una serie de tradiciones de lo más pintorescas. Había “The wakes” (vigilias), teóricamente para celebrar el compromiso de las diferentes parroquias con la Iglesia. Pero lejos de ser vigilias dedicadas a la oración, eran dedicadas al buen bebercio entre vecinos.

CHURCH ALE

Era un tipo de celebración que se organizaba en cada parroquia. De hecho, era común que las parroquias vecinas se unieran entre sí para este tipo de festejos comunitarios. Como su nombre indica, era una celebración a base de cerveza, que las diferentes iglesias repartían/vendían para recaudar fondos.

Fueron unas festividades de lo más controvertidas ya que, en la mayor parte de los casos, habiendo alcohol de por medio, se les acababa yendo de las manos. Y en muchas ocasiones, la recaudación que se conseguía con la venta de la cerveza, no se destinaba a los arreglos de la parroquia sino que se invertían en pagar la bebida para esta celebración y acompañarla con un gran banquete.

Enrique VIII, el rey más fiestero de todos, decretó que todas las parroquias colocaran sus “Dedication fest” (Fiestas del compromiso) el primer domingo de Octubre, para así alejar esta tradición de otras festividades y espaciarlas en el tiempo, ya que él consideraba que la población tenía demasiadas fiestas seguidas y no le gustaba que estuvieran continuamente tan ociosos.

HARVEST HOME

O fiestas de la cosecha. Tienen su origen en rituales paganos y ciertas supersticiones en torno a la recogida del último manojo de maíz cosechado.

En la recogida de la última cosecha se ponía todo en un carro adornado con guirnaldas y se portaba una imagen ricamente vestida que representaba a la diosa romana Ceres (que propiciaba la agricultura, las cosechas y la fecundidad).

Guardaban el carro en un granero y luego se iban a casa a celebrar la “Harvest Home Supper”, o lo que es lo mismo, una súper cena tras la cosecha para festejar que habían completado este período satisfactoriamente, ya que era un trabajo muy duro. Y cualquier excusa era buena para comer y beber, especialmente para los granjeros, que veían aquí su recompensa tras el gran esfuerzo.

Con el tiempo, la iglesia católica adoptó este rito, como tantos otros, y dejó su paganismo para ser una especie de banquete de acción de gracias a Dios por haber tenido una buena cosecha que les permitiría comer durante un año y no pasar hambre, hasta la siguiente.

A día de hoy, estas fiestas de la cosecha se siguen celebrando en multitud de regiones al finalizar el verano. No así las “Churches Ales”, que fueron perdiendo tradición con el paso del tiempo.

Como veis el final de las vacaciones, lejos de ser una gran tragedia, era un motivo de celebración en otras épocas…

Share

Authors

Related posts

*

Top