7 años en Londres

londres-skyline

Soy consciente de que el título no tiene ni el tirón, ni probablemente la audiencia, de su homónimo tibetano. Mis recién cumplidos siete años como residente de Londres no darán para una película protagonizada por Brad Pitt, pero guión no me falta. Es una de las ventajas de tener cuenta en gmail desde hace casi 10 años y no haber borrado nada desde entonces. Todo está ahí.

Para recordar viejos tiempos, he echado un vistazo a los viejos emails que envié durante la semana de mi llegada a Londres. Hay docenas de mails enviando currículums a todo lo que se mueve y concertando visitas para ver habitaciones, pero solo voy a copiar aquí una muestra de mis relatos a familia y amigos a modo de testimonio.

21 de octubre de 2008 – Email a un tipo que conocí en un foro y que me dijo que “Está muy bien el albergue Clink Hostel, muy bien ubicado sobre todo”.

Al final he reservado en una habitación de 4 personas en el Clink Hostel. La putada es que el día 22 mi vuelo no llega hasta las 12 de la noche, por lo que no creo que llegue al Hostel antes de las 2 de la mañana. Lo malo de llegar tarde será que les voy a joder a los compañeros con los que comparta habitación, de no ser que estén de fiesta a esas horas.

23 de octubre de 2008 – Email a mis amigos:

Hola… aquí estoy en una cafetería donde he conseguido conectarme a Internet. Después de fracasar en un McDonalds y en un Starbucks, por conexiones petadas y tal. De momento no he hecho más que gastar pasta en chorradas y dormir poco. Ayer llegué a las 2 de la mañana al albergue y mis compañeros de habitación aún no habían llegado. El hostel tiene un bareto que por lo visto cierra tarde y he tenido la suerte de compartir habitación con 3 australianos que llegaron al poco rato bastante mamados. Uno de ellos venía con una inglesa de grandes pechos a la que se zumbó en la litera de encima mio. No Dani, ni participé ni vi nada, sólo disfruté de muchos gemidos y un buen meneo de litera. Nota: Leer el primer post de este blog para más información.

En fin, aparte de esto los australianos parecen bastante majetes (el cabrón este después de cepillársela me decía “sorry George” y yo “nada tío, tu a lo tuyo…” pero en inglés). Es casi peor el que ronca como un abuelo, pero es que la habitación es un agujero con 4 camas. En serio, sería pequeña para una sola persona, pero para 4…

Por la mañana me he duchado en un tinglado que tenía incluso una zona con setas de la humedad que había (no es broma). Y nada… esta tarde creo que quedare con un amigo para ver la casa esa, pero como digan que me cogen me parece que ni me lo pienso, porque es que en el puto albergue no puedo sacar absolutamente nada de la maleta. Tendré ya el traje y las camisas como una pasa. Y encima creo que esta noche hay fiesta de togas… madre mía, o me emborracho con ellos o estoy jodido…

Bueno chavales.. voy a ver si vagabundeo un poco por ahí y me pillo un móvil ingles y una tarjeta para el metro.

24 de octubre de 2008 – Email a mis amigos, que se emocionaron mucho con mi llegada triunfal y pedían pruebas gráficas de todo:

Hoy se han ido ya los australianos, a ver quien viene ahora, ya se sabe más vale malo conocido… Estos tios eran majos y parecían de fiar, a ver que toca ahora…

Como se tenían que ir hoy y llevaban 2 semanas saliendo todos los días, estaban echos una mierda y ayer nos fuimos a dormir todos a la 1 como benditos. Entonces, a las 7 de la mañana o así, no se les ocurre otra cosa en el albergue que hacer simulacro de incendio, o eso he supuesto yo, porque ni los australianos ni yo hemos sido capaces de movernos de la cama y seguimos vivos, así que supongo que no se ha quemado nada.

25 de octubre de 2008 – Mail a un primo que me ofrecía un amigo suyo como contacto en Londres:

De momento la cosa es dura sí, pero supongo que sólo puede ir a mejor. Yo tengo también un coleguilla que lleva 2 años por aquí y es el que me está haciendo de guía espiritual. Lo que más necesito ahora es una habitación en un piso. Dile a tu colega que si conoce a alguien que alquile una habitación en zona 1 o zona 2 majilla que me escriba, porque el albergue es lo peor. Para irte 4 días de turismo valen, pero yo con toda la ropa que me he traido, con el traje, camisas y mierdas de estas para las entrevistas, es un infierno. Aún no he podido sacar nada de la maleta, porque no hay ningún sitio donde dejarlo, pero en fín…

25 de octubre de 2008 – Mail a mi hermano:

A mamá le he dicho que el albergue era un poco cutre y ya está pero la verdad es que es una inmensa mierda. La habitación ya sería pequeña para una persona así que para 4… Pero bueno, a ver si consigo cambiarme pronto. Por lo demás, por aquí ando algo perdido de momento, ya tengo tarjeta de móvil inglés y una tarjeta para el metro, a ver si consigo una chabola de una vez.

30 de octubre de 2008 – Otro mail a mi hermano:

De momento sigue todo más o menos igual. Hoy me he cambiado de un hotelucho a otro y sigo buscando casa. Ayer visité 3, dos eran una basura y la otra estaba muy bien. Estoy pendiente de que me llamen hoy para decirme si sí o si no, pero si no han llamado ya… no tengo muchas esperanzas la verdad.

En cuanto al curro, el amiguete que tengo por aquí, me ha conseguido una entrevista para un trabajillo de programador en su empresa. No es gran cosa, serían unas pocas horas, pero para ir metiendo la cabeza me iría bien. He ido esta mañana y les he dicho a todo que sí, aunque no me he enterado muy bien de lo que quería el tipo (hablaba mucho y muy deprisa), pero en fin… El lunes me dirá si me pillan o no.

Y hasta ahí puedo leer…

Como los más fieles de este blog ya sabrán, estuve en aquel maldito albergue durante casi un mes más hasta que encontré una pequeña pero acogedora habitación donde pasaría los dos primeros años en Londres. Moraleja: no os fiéis de cualquier testimonio sobre Londres que veáis en foros o en blogs como este.

Authors

Related posts

3 Comments

  1. Gaizka said:

    yo voy a hacer 3 ahora como pasa el tiempo… En mi caso pasé 2 semanas en un Ibis y luego otra mas en un hotel de mala muerte que gracias a dios ahora está demolido. Tenía el colchón mas blando en el que he dormido jamás… También recuerdo intentar cazar los Wifis desde fuera de los bares (para ahorrarnos el café) y poder hablar un rato con la family o los amigos por Skype. Es una pena que no se me hubiese ocurrido lo del blog desde el primer día como a tí.

    En fin… no nos arrepentimos de haber venido ¿no?, es lo que nos está definiendo. Un saludo!

  2. Veronica said:

    ¡Felicidades Jorge!
    Cómo cambia la vida en 7 años.. para bien, ¡claro!

  3. Rham said:

    Enhorabuena por esos 7 años tan bien aprovechados. Yo hace unos 22 desde que aterricé aquí por primera vez, y ya no me veo de vuelta hasta la jubilación por lo menos

*

Top