Un nuevo puente sobre el Támesis

Nine Elms

Será porque Londres cuenta con “solo” 34 puentes para cruzar el Támesis, o quizá porque entre el puente de Chelsea y el puente de Vauxhall hay nada menos que una milla (1,6 kilómetros) de distancia insalvable, o más bien porque los futuros y adinerados residentes de un nuevo complejo residencial de lujo quieren tener su propio puente.

El caso es que el barrio de Wandsworth (con la bendición de la TFL) ha decidido que Londres necesita un nuevo puente para peatones y ciclistas y ha convocado un concurso para que arquitectos de todo el mundo hagan sus propuestas.

La zona de Nine Elms, situada junto a la mítica Battersea Station en la orilla sur del río, está en plena reconstrucción y como toda nueva obra en esta ciudad, incluirá un centro comercial y un buen puñado de residencias de alto standing. Como parte de este macro-proyecto, tienen intención de construir un nuevo puente que vaya a juego con la arquitectura moderna de la orilla sur pero también con las fachadas georgianas de Pimlico en la orilla norte. Además tiene que convertirse en símbolo de la ciudad, a la altura del nuevo barrio de moda.

Aquí tenéis la galería con todas las propuestas que se han recibido, teniendo en cuenta que de momento son todas anónimas y se encuentran en fase inicial. Yo de momento me quedo con estas ocho:

El puente que lo flipas. No tengo ni idea de qué son exactamente esas filigranas de colores ni qué se había metido el autor al diseñarlo, pero el subidón al cruzarlo está asegurado.

Puente psicodelico

El puente de los chinos. Y que me perdonen los arquitectos chinos, pero este diseño me recuerda a esas insufribles diademas de luces parpadeantes que ciertos vendedores ambulantes promocionan por las calles. No apto para epilépticos y gente de retina sensible.

Puente de los chinos

Los pilares, cuerdas, arcos y demás son de cobardes. “Se pone una pasarela sobre dos bloques y punto” dijo el arquitecto poniendo una regla sobre la taza del retrete a modo de maqueta en 3D. Tengo curiosidad por saber cómo acceden las bicis hasta la pasarela, en caso de que eso se tenga en pie, claro…

pasarela sobre el rio

Pinta y colorea tu puente. De acuerdo, estamos solo en fase inicial, pero presentar el proyecto con un dibujo del Paint parece poco profesional.

Paint

El diseño de fuera es lo de menos, pero mira cuantas chorradas he encontrado en la librería de Adobe para decorarlo por dentro. Parejita oriental en pleno selfie, ciclistas a cascoporro sin rumbo fijo, escaleras sin propósito e incluso un abuelo contemplando saltar. Al menos virtualmente, el puente parece ser todo un éxito.

Puente interior

El puente del niño de 6 años. “Mi puente tiene 12 entradas y sube y baja y vuelve a subir y… y… a mitad se vuelve azul y luego verde, no! amarillo, no no, mejor naranja!”.

puente4

Puente fuente. Lo de cruzar al otro lado es lo de menos… ¡mira que chorrazo! Altamente recomendable para los días de viento, en invierno.

Puente fuente

Crystal Bridge. Este viene ya con nombre y la verdad es que tiene buena pinta. Aunque si la vista no me falla, el suelo parece de cristal. Que les pregunten a los de Bilbao lo bien que funciona eso combinado con algo de lluvia. Esperemos que Calatrava no se haya enterado de la convocatoria.

Puente de cristal

Actualización: Han elegido ya a los 4 finalistas que pasan a la siguiente fase. Me temo que ninguno de mis favoritos ha pasado, pero al menos no se ve a Calatrava entre las propuestas.

Foto de portada del skyline de Nine Elms en el South Bank, de St James’ Group.

Share

Authors

Related posts

2 Comments

  1. Pingback: Un nuevo puente sobre el Támesis

  2. Pingback: Un nuevo puente sobre el Támesis | Tol.News

*

Top