Y Escocia decidió quedarse

Reina de Escocia

La mayoría silenciosa no lo fue tanto y al final la votación no estuvo tan ajustada como se esperaba. Un 55,3% de los escoceses decidieron que más vale malo conocido que bueno por conocer y Escocia seguirá perteneciendo al Reino Unido. Es decir, el SÍ a la independencia se quedó corto por cerca de 200.000 votos.

El referéndum escocés quedará para la historia como ejemplo para otras regiones en diferentes países pero con las mismas ambiciones. Dejando al descubierto la poca fiabilidad de Twitter, del ambiente en las calles o incluso las encuestas de intención de voto. Lógicamente los partidarios del SÍ hicieron mucho más ruido, pero cuando llegó el momento de la votación (con una participación por encima del 84%), la mayoría de la población votó con la cabeza, pensando en la incertidumbre de la moneda o de la permanencia en Europa.

Desde luego la semana ha estado muy entretenida, no tanto para el londinense medio, que en realidad ve Escocia como si fuese Sebastopol o Marte, pero sí para los medios de comunicación, que lo cogieron con ganas tras el largo verano y no dudaron en apelar a la épica.

Portadas referéndum escocés

Las claves de la victoria del “NO, gracias” han estado en el acuerdo sin precedentes, por parte de todas las formaciones, para dar más poderes al parlamento escocés; en la intervención de Gordon Brown empujando a los votantes laboristas hacia el NO y principalmente, en el hecho de que saliese buen día y los abuelos se animasen a acudir a las urnas, con un 73% de los mayores de 65 años votando a favor de permanecer en la Unión.

Los nuevos poderes no son la única consecuencia política del referéndum. Alex Salmond, el Primer Ministro escocés y gran embajador de la campaña por la independencia, dimitió al día siguiente tras conocer los resultados. ¡Toma nota, Artur! Todo apunta a que su sucesora al frente del Partido Nacionalista Escocés será Nicola Sturgeon. Cambiamos un salmón por un esturión, el pescado escocés sigue al alza.

El Primer Ministro británico, David Cameron, se ha apresurado a zanjar el tema durante al menos una generación, pero con el 71% de los votantes de 16 y 17 años apoyando la independencia y suponiendo que no lo hayan tomado como una moda pasajera, no creo que tarde tanto en volver a saltar a la palestra.

Que no se preocupen los defensores de la Unión, que en caso de que Escocia decida ir por libre nuestros amigos gallegos ya han mostrado interés en reemplazarlos. La petición en change.org, al mismísimo Primer Ministro británico, ofreciendo los servicios de Galicia como sustituto escocés ha sido firmada ya por más de 2200 personas. Según dicen, también cuentan con sus propias gaitas, cantidad de lluvia e incluso un Celtic, el de Vigo.

De referéndums en España no tenemos ni idea, pero a cachondos no nos gana nadie.

Share

Authors

Related posts

*

Top