Política y cojones

British mendigo

Hace ya bastante tiempo que no repasamos la actualidad británica y es mi deber, como cronista no oficial, manteneros al tanto de lo que aquí se cuece. Así que vamos a repasar los temas candentes en el panorama político del Reino Unido durante estas últimas semanas, siempre desde mi particular y perturbado punto de vista.

Mi favorito de la semana han sido los “cojones” de Miriam, la mujer de Nick Clegg. Por si aún quedaba alguna duda de quién lleva los pantalones en casa de “los Clegg”, su mujer Miriam, vallisoletana de nacimiento y abogada muy bien pagada de profesión, interrumpió una de las charlas del viceprimer ministro sobre igualdad pedirle que declarara orgulloso como padre moderno que el cuidar de sus hijos no afecta a sus niveles de testosterona. Los hombres que ayudan a criar a sus hijos, dice, son los que de verdad tienen más “cojones”.

El líder liberal demócrata no tuvo más remedio que contestar un “por supuesto estoy totalmente de acuerdo contigo Miriam”, además de añadir “imagino que no tengo que traducir la palabra cojones, ¿verdad?”. Echadle un vistazo al vídeo, no creo que tengáis problemas para entenderlo.

Además, ya estamos en plena campaña electoral para las Europeas y no podía faltar la polémica de turno con el partido UKip y sus carteles electorales que no han dejado indiferente a nadie. En el encabezado de este artículo se ve a “un pobre trabajador de la construcción británico” (representado por un actor irlandés) que se ve obligado a mendigar. Su principal, y casi único, reclamo electoral es el de la amenaza que la inmigración europea supone para los sufridos británicos.

El líder del partido, Nigel Farage, más bocazas que nunca, se ha cansado de decir en las últimas semanas que miles de inmigrantes, procedentes en muchos casos de la Unión Europea, roban a diario empleos que los hijos de la Gran Bretaña podrían estar desempeñando. Pero no tiene ningún problema en emplear a su propia mujer, ciudadana alemana, como secretaria personal, con sueldo proveniente de nuestros impuestos.

Por supuesto cuando los medios le acusaron de hipocresía, dijo que su caso era diferente, que nadie más que su mujer podría hacer ese trabajo, ya que requiere “estar con él en su casa a las 12 de la noche revisando emails”. La web Xpat Jobs, publicó una oferta de trabajo con la descripción exacta que Farage dio y, en tan solo 12 horas, 764 personas mostraron interés en la oferta, 649 de ellos británicos.

Authors

Related posts

*

Top