¿Y tú, en qué idioma piensas?

Business as usual

¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Inglaterra? ¿El inglés ya dominado, no? ¿Te sientes inglés? Y sobre todo… ¿Piensas en inglés o en español?

De las clásicas preguntas a las que se enfrenta el emigrante español en Reino Unido, de todas ellas, la que de verdad me molesta personalmente es la que insiste en saber el idioma en el que piensas, como si el pensamiento tuviese un idioma oficial, recogido en ciertos estatutos firmados por tu cerebro.

Quiero pensar, y creo que ahora mismo lo hago en español, que durante el día mi cerebro hace lo que puede con los dos idiomas, seleccionando la palabra o frase correcta en milésimas de segundo, mientras hay otra igual pero en otro idioma que no para de tocarle las narices. Ni siquiera cuento con todas esas conexiones neuronales extras de los auténticos bilingües, ya que está comprobado que a los cuatro años, la primera lengua ya ha ocupado un espacio prioritario en el cerebro, y la segunda tiene que luchar por hacerse hueco.

Además, no hay una tabla que establezca nuestro nivel de inglés o de “britishness” en función de la estancia en el país. Depende de tantos factores… Conozco gente que después de más de una década en Londres apenas conoce un puñado de lugares de la ciudad, no sabe lo que es un scone y sigue diciendo “Jelou, jau ar yú” con el acento del primer día. ¿Piensan en inglés? No lo sé, pero la verdad es que no me gustaría tener un inglés tan limitado como idioma oficial de mi cerebro, aunque sea a tiempo parcial.

En mi caso, tras más de 5 años por aquí, está claro que la cultura y el idioma inglés se apoderan en cierto modo de ti. Me quejo de los impuestos, del tiempo y del maldito transporte. Digo “aplicar” cuando solicito un puesto de trabajo, traduciendo literalmente del inglés, porque no tengo ni idea ya de cómo se diría en español. Bebo un par de tés al día y a poder ser mojando galletitas de custard cream. En el trabajo solo tengo “meetings”, “calls” o “days off”. Conozco los nombres de al menos un par de personajes del jodido programa “The only way is Essex” y me río con humoristas como Russell Howard. Digo sorry cuando alguien me pisa en el metro y “cheers mate” cuando me dan el cambio en un off license. Sigo el fútbol inglés con devoción, el rugby solo durante el 6 Naciones e incluso participo en las porras para las grandes carreras de caballos aunque sea apostando al que tenga el nombre más raro.

Eso sí, el criquet no hay quien lo aguante, por muchos años que lleves aquí. Para eso hay que ser nativo. Como los protagonistas de la foto de cabecera, “Business as usual“, echando un partido a las afueras de la oficina en Chancery Lane durante el Blitz.

Authors
Tags ,

Related posts

6 Comments

  1. calvanki said:

    Es mucha presunción pensar que el autor de este blog piense, cualquiera el idioma que crea estar utilizando. :)

    • Jorge Ruiz said:

      Tienes razón amigo calvanki, pero de vez en cuando hago una excepción y pienso algo. Por ejemplo ahora pienso que eres un capullo 😛

    • calvanki said:

      Y por supuesto no es ninguna presunción pensar que yo soy un capullo. 😛

  2. mexiñol said:

    Juas, pues si vives en un país que encima el idioma es el mismo, no veas el cacao mental que traes para decir algunas palabras, porque a pesar de que te empeñes, ni de coña te acuerdas cual de las dos opciones es correcta para cada país

*

Top