York, la reliquia del Norte

York

Los romanos lo llamaron Eboracum, los vikingos Jorvik y en España le da nombre al jamón cocido de nuestros sándwiches mixtos. De la tradición jamonera que tanta fama dio al lugar a mediados del siglo XIX, no queda ya nada, pero paradójicamente, de su pasado romano y vikingo sí. Gracias a la invitación por parte de la oficina de turismo VisitYork, pude disfrutar recientemente de una magnífica escapada a York.

Ostenta numerosos títulos que la hacen muy atractiva: muralla medieval mejor conservada de Inglaterra, mayor catedral gótica del norte de Europa, mayor museo ferroviario del mundo,… Pero además cuenta con una tradición chocolatera sin igual (¿sabías que aquí se creó el Kit Kat?), imponentes edificios de arquitectura georgiana y victoriana, y una de las calles medievales más auténticas de Europa.

La visita a Minster es totalmente obligatoria, la catedral más grande de todo Reino Unido, que tardaron 250 años en construir. Las visitas guiadas te llevan por el enorme templo, repasando sus espectaculares vidrieras y su larga historia. Si os encontráis con fuerzas y no padecéis claustrofobia, una estrechísima e interminable escalera de caracol os llevará a lo alto de su inmensa torre de X metros, desde donde se disfruta de las mejores vistas de la ciudad.

York torre Minster

York también cuenta con una interesante oferta de museos. Todos ellos de pago salvo el museo del ferrocarril y en su mayor parte orientados a entretener a los más pequeños de la familia. Éstos son los principales museos de la ciudad:

  • York Castle Museum: uno de los más antiguos de la ciudad que nos permite pasear por una reconstrucción de las calles del York victoriano e incluso interactuar con algunas de sus gentes.
  • Jorvik Viking Centre: el antiguo asentamiento vikingo desenterrado y los 15000 objetos que encontraron deben andar en otros museos más importantes, porque allí solo quedan unos cimientos bajo el suelo de cristal que requieren de excesiva imaginación y una reproducción del poblado vikingo convertida en atracción de feria. Su visita es prescindible si no eres un fanático vikingo.
  • Yorkshire Museum: alberga algunos de los principales hallazgos vikingos así como el primer busto de Constantino, que fue nombrado emperador romano en el mismo York. Sus jardines a orillas de río Ouse merecen ser recorridos con calma y buen tiempo.
  • Museo del ferrocarril: trenes pertenecientes a la realeza, el icónico Flying Scotsman o incluso el famoso tren bala japonés. Situado en la antigua estación de tren de York (que en su época fue la mayor del mundo), allí se pueden ver y visitar algunos de los trenes más espectaculares y los niños tienen espacio de sobra para correr y jugar.

York-rio

Sin duda, uno de sus principales atractivos son los más de tres kilómetros de murallas que, además de aislar el centro histórico de la ciudad del tráfico más denso y quedar muy bien en las postales, sirve de magnífica pasarela para desplazarse de un lugar a otro o simplemente para pasear sobre ellas y disfrutar de las vistas.

Dentro de esas murallas, aún se pueden intuir las antiguas callejuelas medievales donde los mercaderes vendían sus mercancías. The Shambles es sin duda su mejor ejemplo, con multitud de pequeñas tiendas en los bajos de unas casas de formas imposibles que amenazan con venirse abajo bajo el peso de los siglos. Los mostradores donde los carniceros mostraban su sangriento género están ocupados hoy por refinadas jojerías, pastelerías, restaurantes y salones de té. Ésta junto con las calles de Stonegate y Petergate, conforman el núcleo turístico del shopping en York.

shambles

Para reponer fuerzas entre compras, romanos y vikingos, podéis hacer una parada en The Shambles Kitchen, donde sirven un popular sándwich de pulled pork cocinado durante 16 horas. También podéis optar por la opción vegetariana en El Piano, un pequeño restaurante con corazón granadino y recetas algo más exóticas. Todo ello vegano, sin gluten y con ingredientes locales.  Todo un ejemplo de sostenibilidad, pero por supuesto, un carnívoro como yo se queda con el sándwich de cerdo.

shambles-kitchen

Otro de los secretos poco conocidos de York es su increíble historial chocolatero. Aquí nacieron pequeños negocios familiares que han llegado a ser grandes monstruos internacionales, con creaciones tan conocidas como el Kit Kat o los Smarties. Pero lo mejor para descubrir toda la historia que hay detrás y además degustar bastante chocolate es visitar la York’s Chocolate Story.

York es considerada una de las ciudades más “encantadas” de Europa. Las apariciones de fantasmas son uno de sus principales reclamos y es por eso que cuenta con al menos 7 ghost tours, es decir, tours guiados por diferentes zonas de la ciudad que recorren la historia más macabra y trágica cuando cae la noche. Además, varios de sus edificios albergan ilustres residentes espectrales o incluso todo un regimiento romano, como es el caso de la Treasurer’s House. Sin embargo, la visita a la casa encantada “Haunted” te dejará más decepcionado que asustado.

Para ahorrar algo de dinero en nuestra visita es muy recomendable adquirir el YorkPass, siempre y cuando se tenga la intención de visitar varias de sus atracciones. Este pase, que puede ser de uno, dos o tres días, incluye la entrada gratuita a más de 30 museos y atracciones, además de numerosos descuentos en tiendas, restaurantes, cruceros o tours guiados. Aquí tenéis una tabla de lo que yo me ahorré durante el fin de semana, algo más de 20 libras:

Atracción Entrada adulto Con YorkPass
York Minster £10.00 Gratis
Jorvik Viking Centre £9.75 Gratis
York Castle Museum £8.50 Gratis
York Castle Museum £8.50 Gratis
York’s Chocolate Story £9.50 Gratis
Yorkshire Museum £7.50 Gratis
Haunted £10.00 Gratis
Cliffords Towers £4.20 Gratis
Roman Bath £3.50 Gratis
York Brewery £6.00 Gratis
Coste total £68.95 YorkPass de 2 días £48.00

Para llegar hasta allí, lo más cómodo es coger un tren en King’s Cross que nos deja en la magnífica estación de York en poco más de 2 horas, aunque el precio puede llegar a ser ridículo así que recomiendo reservar los billetes con The Train Line con mucha antelación. En cuanto al alojamiento, hay magníficos hoteles dentro del York amurallado para los más pudientes, para el resto, probad alguna de sus guest houses y bed and breakfast, que ofrecen burena calidad desde 60 o 70 libras la habitación doble. Podéis reservar desde aquí.

Share

Authors

Related posts

One Comment;

  1. calvanki said:

    Lo subrayom, porque ya lo tenía en la agenda, y va siendo hora de conocer un poco más a la gran bretaña. Por cierto, la primera frase COJONUDA!!!

*

Top