Grifos británicos: ¿fría o caliente?

Grifos británicos

A la hora de escoger un símbolo de la impertinencia británica, podríamos elegir el uso de medidas imperiales obsoletas, conducir por la izquierda, la omnipresente moqueta o la forma de ordenar y nombrar sus calles, claramente destinada a confundir a los foráneos y complicar la vida a los taxistas. Pero yo me quedo con algo mucho más sutil, simple y a la vez molesto. Sus grifos o taps, la incongruencia inglesa disfrazada de lavabo.

Cada mañana, muchos afrontan un importante dilema al usar su tradicional lavabo británico. Fría o caliente. Aquí no existe el agua “del tiempo”, porque para ser del tiempo, al menos este invierno, deberían inundarte el baño. A la derecha (normalmente), un grifo con la C de cold, pero cold de verdad, agua fría que despertará los empastes ya de buena mañana y te insensibilizará las manos hasta la hora del almuerzo. A la izquierda, un grifo con la H, pero no de hot sino de hell, agua llegada directamente del infierno. Usted elige. ¿Cómo quiere la cara hoy, muy hecha o al dente?

Al parecer tiene una explicación, o incluso más de una, en las que la fontanería británica queda en entredicho. En los edificios antiguos de Reino Unido, es decir, casi todos, el agua fría proviene de la red normal de agua corriente mientras que el agua caliente viene de un deposito que normalmente se encuentra en el tejado. Por lo tanto, la presión del agua fría es mucho mayor que la de la caliente. Los grifos mixtos sólo funcionan correctamente con presiones similares.

Además, según otras teorías, parece ser que hace unos siglos el gobierno decretó la separación de aguas para evitar la proliferación de bacterias como la de la legionela, que pueden sobrevivir en aguas calientes. Al separar en dos los grifos se aseguraban que el agua fría utilizada para beber, no estuviera en contacto con el agua caliente portadora de bacterias. Inglaterra es un país donde las leyes se convierten en tradiciones y las tradiciones en leyes, según convenga.

Al menos, dada esta incapacidad técnica para combinar agua fría y caliente bajo un mismo grifo, muchas mujeres agradecerán el desconocimiento de un invento llamado bidé por parte del Reino Unido.

Share

Authors

Related posts

One Comment;

  1. Sara said:

    Jajajaja, me ha encantado esta entrada!!! llevo un rato leyendo tu blog y me está gustando muchísimo, pero con este post no paro de reirme!!! Lo de la H de Hell es una verdad como un templo, llevo seis meses viviendo en Londres y aún no he conseguido ducharme sin que la experiencia se parezca a El Último Superviviente… ¿cómo es posible que en un mismo chorro salga agua hirviendo por una parte y fría por otra? ¡no llegan a juntarse jamás! En fin… misterios inexplicables de la rutina británica. Un abrazo!

    Sara

*

Top