King’s Arms

The King´s Arms

Escoge un nombre tradicional de pub, uno que compartan otros 224 bares por todo el país. Decóralo con los tradicionales paneles de madera y la cacharrería colgando. Incluye 9 grifos con un buen surtido de ales de calidad, además de las obligatorias lagers. Incluye un buen menú de comida tailandesa, tan tradicional en los pubs británicos hoy en día como las propias alfombrillas que absorben los derramamientos sobre la barra. Añade también un original y cómodo salón en la parte trasera donde degustar la comida y tendrás la mezcla perfecta.

Una mezcla tan tradicional como poco frecuente hoy en día, donde las grandes cadenas se encargan de estandarizar la gran mayoría de pubs, creando una desagradable sensación de déjà vu en cualquier pub que pisas por primera vez.

Con todas las cualidades anteriormente mencionadas y alguna más, The King’s Arms, a pocos minutos de la estación de Waterloo, es toda una joya, un “5 pintas” al sur del Támesis, donde los pubs de calidad no son tan abundantes. Solo la callejuela donde se ubica, Roupell Street, merece una visita. Flanqueada de pequeñas casas adosadas victorianas, con ladrillos oscurecidos de la época industrial y puertas multicolor, es más bien un decorado cinematográfico que una calle. Sirvió de morada a trabajadores en el siglo XIX, aunque hoy solo es habitable si puedes permitirte desembolsar cifras cercanas al millón de libras.

King's Arms bar

Sin duda el pub más recomendable en toda la zona y en un radio de al menos una milla, aunque, víctima de su propio éxito, es común verlo a diario completamente abarrotado al finalizar la jornada laboral.

Share

Authors
Tags ,

Related posts

*

Top