Un fin de semana en los Cotswolds

Costwolds

Los Cotswolds son una área de campo inglés serpenteado de colinas, una porción de tierra al sudoeste y centro oeste de Inglaterra. En 1966 fue declarado “Area of Outstanding Natural Beauty” o para que nos entendamos “área de sobresaliente belleza natural”, que es la manera en el que el gobierno británico designa ciertas zonas de su reino en los que merece la pena perderse un fin de semana romántico.

Si no habéis leído los Pilares de la Tierra de Ken Follet, los pueblos desperdigados por los Cotswolds podrían ser buenos moldes para nutrir vuestra imaginación; ya que cualquiera de ellos podría servir como escenario de esa lucha de todo un pueblo por conseguir culminar una catedral que trajera más peregrinos, lugareños y relanzase el negocio de la lana, principal actividad económica de esta región por siglos.

La lana dejó hace ya un tiempo de ser el motor económico de los Cotswolds ya que su increíble belleza y su apacible verde campestre le han convertido en una zona privilegiada de retiro, así como refugio de los adinerados legionarios de la City. Estos alquilan un flat o un estudio en Londres; lo usan sólo para dormir mientras juegan a levantar fortunas del aire y para el fin de semana cogen un tren que en apenas dos horas les apean entre esos bucólicos paisajes. Allí conducen su Land Rover tracción a las cuatro ruedas y se entretienen pegándole un par de tiros a las perdices para que Toby, su spaniel cocker negro, recoja los aciertos de su amo.

Una villa a destacar es Bourton-on-the-Water, localidad atravesada por un riachuelo en la que una multitud de pequeños puentes de piedra unen sus dos orillas. Como no podría ser de otra manera se la conoce como la Venecia de los Cotswolds. Además de un obligado paseo por sus callejuelas, has de probar un scone en cualquiera de sus múltiples salones de té. El scone es un panecillo redondo muy típico de la repostería británica, que se suele tomar con crema y con cualquier variedad de las infinitas mermeladas que se producen en las islas, ideal para acompañarlo de un humeante Earl Grey. Y si tienes la misma suerte que yo, quizás lo visites uno de esos días del verano donde se reproduce un evento peculiar. Un partido de fútbol medieval en el río. Básicamente es un fútbol un poco más salvaje, en un río de minúsculo caudal y en el que el objetivo está tanto en marcar los máximos goles posibles como en el de mojar a cuánta más gente mejor. Creo que con la foto que encabeza el post os hacéis una idea.

Y ya que estamos hablando de fútbol y que este blog es bastante futbolero en cierto modo, una advertencia para finalizar. Es una zona de rugby, como me advirtió un taxista cuando le pregunté si conocía algún buen pub donde ver la final de la Supercopa inglesa entre el Manchester United y el Chelsea. Tras preguntar en cuatro pub diferentes desistí y creo que me ahorré un horripilante espectáculo. Así que si programáis un finde romántico, o una escapada antiestrés, cuidado con que coincida con algún partido que queráis ver; ya que aquí parece que el único fútbol que gusta es aquel que se juega en las aguas de un río.

Share

Authors

Related posts

One Comment;

  1. matias goyenechea said:

    me encanto esta descripcion de costwolds pero como o donde me organizo un tour de fin de semana por esos lugares, y en español ???

    gracia ¡¡

*

Top