Meat Liquor

Meat Liquor

Visto desde afuera nada te hace pensar que se trate de un restaurante, pero el GPS se empeña en que es ahí, así que decidimos entrar. Desde dentro nada hace pensar que se trate de un restaurante…

Paredes saturadas de grafittis, neones, cables colgando del techo y la música a todo trapo. La lúgubre iluminación apenas deja ver unos rollos de papel de cocina, junto a botes de ketchup y mayonesa sobre las mesas, síntoma inequívoco de que aquí se debe servir comida.

Así es Meat Liquor, un lugar donde al mediodía te puede tocar esperar más de media hora para conseguir unos de sus destartalados taburetes en torno a alguna de sus agujereadas mesas.

Meat Liquor interior

La ausencia de cubiertos puede suponer un problema si optas por alguna de las ensaladas, que en el menú vienen acertadamente bajo el título de “rabbit food” o comida para conejos, pero nosotros hemos venido a por la especialidad: las hamburguesas. Unas hamburguesas que el dueño, Yianni Papoutsis, comenzó vendiendo por Londres a bordo de su “Meat Wagon“, antes de montar el chiringuito aquí junto a Bond Street, bajo el nombre de Meat Liquor y en Covent Garden, como Meat Market.

Las hamburguesas son 100% vacuno y repletas de pepinillos, cebolla, queso, bacon o la inquietante salsa “hippie muerto”. Pero sobre todo, y ahí es donde el papel de cocina entra en juego, son grasientas. Deliciosamente grasientas, como en el más selecto antro norteamericano, pero con raciones europeas.

Hamburguesa y patatas

Share

Authors

Related posts

One Comment;

*

Top