Ryanair, truco o trato

La reciente noticia de que Ryanair aumentará el coste de cada maleta facturada a 20 euros durante los meses de julio y agosto, me ha servido de motivación para meterles algo más de caña e intentar aclarar un par de cosas a la gente que todavía cree que Ryanair sigue vendiendo vuelos a 1 euro. Lo mejor es que, el portavoz de la aerolinea irlandesa dice que están determinados a “incentivar que los pasajeros viajen ligeros este verano”, en lugar de reconocer su principal motivación: “vamos a sacarles unas perras extras a la gente este verano”. Además está claro que si ven que la gente traga, será cuestión de días que establezcan esos precios ya para siempre (o al menos hasta la siguiente subida).

Oleary-tragaperras

No voy a volver a entrar a detallar cada uno de los cargos que Ryanair te mete hasta darte el precio final de tu billete, si no que esta vez voy a comentar el dinero que nadie ve pero que va también a los bolsillos de la aerolínea, es decir, el dinero que saca de las subvenciones. Al parecer Ryanair saca al menos 660 millones de euros al año en incentivos financieros de las autoridades regionales europeas, al menos 11 euros por cada pasajero.

Voy a utilizar el ejemplo de la ciudad de Zaragoza. Actualmente el gobierno regional junto con el ayuntamiento tienen un contrato con Ryanair, en concepto de publicidad, por el cual le pagan unos 3 millones de euros al año, que no está mal, pero llevan varios meses negociando para que la ciudad se convierta en una de las “bases” de la aerolínea, por lo que aumentarían considerablemente el número de rutas al mismo tiempo que la subvención se iría hasta los 8 millones de euros anuales. Teniendo en cuenta que Zaragoza es una ciudad de unos 700,000 habitantes, las cuentas están claras, cada zaragozano pagaría algo más de 11 euros al año a Ryanair, viaje o no viaje con dicha compañía.

No voy a entrar a valorar si es dinero bien gastado o no, ya que probablemente sí que lo sea. Pero creo que lo de las subvenciones es, al menos, un dato a tener en cuenta la próxima vez que alguien os diga que voló a Roma por 3 euros. En realidad, ese vuelo lo pagamos todos a “escote”.

Además, una vez que han entrado en el aeropuerto de una ciudad, el señor O’Leary se encarga de apretar las clavijas en las siguiente negociaciones del contrato, ya que es muy sencillo chantajear emocionalemente a los gobiernos regionales a sabiendas de que los votantes se les echarían encima si eliminan de repente los vuelos con los que la gente se va de puente. Ya se lo acaban de hacer al Ayuntamiento de Granada, como no aceptaron su oferta de reducirles las tasas aeroportuarias, les han quitado 4 vuelos.

Authors

Related posts

0 Comments

*

Top